EL MIEDO AL FRACASO EMPRESARIAL


redondocristina el miedo al fracasoToda actividad empresarial conlleva una actividad implícita de riesgo, el riesgo de no recuperar la inversión inicial, el riesgo de no actuar correctamente en nuestra estrategia de empresa, el riesgo de no colaborar con los proveedores adecuados, el riesgo de que no conozcamos bien el sector, el riesgo de no saber captar clientes, pero el riesgo al que más teme el empresario es el riesgo a fracasar por completo en su negocio.

Cuando el empresario fracasa por completo, cuando ya no puede asumir más inversiones económicas y tampoco puede hacer frente a los pagos pendientes se encuentra en una situación de desespero que sólo lo llevará a tomar más decisiones erróneas que lo harán fracasar aún más y sentirse peor, como en una especie de espiral viciosa, que recurre una y otra vez en el mismo error.

Como trabajador se adquiere más competencias psicotécnicas trabajando en un entorno hostil, ya sea externo a la empresa o interno en la misma empresa, ya que se desarrollan más habilidades psicológicas y se adquieren más conocimientos de manera involuntaria, en ese camino por mantener el trabajo. Al mismo tiempo, en la lucha por no caer en el fracaso, la empresa genera mucho más recursos empresariales con la intención de mantener la empresa a flote, es por ello, que los emprendedores que han vivido el fracaso se valoran mucho más al alza en países como Estados Unidos, con una amplia cultura empresarial, porque creen que las personas que han sufrido un fracaso adquieren más experiencia que no los que no lo han sufrido. A diferencia de España, que se comete el gran error de estimagtizar a la persona que ha fracasado en su empresa, como si fuera un emprendedor perdedor incapaz de alcanzar sus metas, sin tener en cuenta el entorno y las circumstancias que han llevado a esa persona a fracasar en su proyecto empresarial, y sin tener en cuenta todas aquellas competencias que habrá desarrollado de manera positiva para mantener su empresa a flote.

Siempre recomiendo que debemos tener presente el riesgo de fracasar y, sobretodo, no tener miedo al fracaso. Ante esta situación el fracaso es una alternativa más, que aunque no deseada, el empresario ya cuenta con ella y no le coge por sorpresa, evitando la ansiedad que ello provoca y la perdida de autoestima en el individuo y todos los sentimientos negativos que provoca el fracaso en el individuo. Al estar contemplado el fracaso como opción posible, el empresario evita caer en toma de decisiones precipitadas y erróneas.

El fracaso sólo es un indicador de que el camino seguido hasta ahora no es el camino adecuado para alcanzar el éxito, y se convierte al mismo tiempo, en una oportunidad para aprender, al procesar toda esa información errónea y convertirla en algo positivo en las futuras acciones a desarrollar de emprendimiento, porque después de todo, no podemos permitir dejar de intentar alcanzar el éxito, ya que si lo no intentamos y dejamos de ser persistentes en nuestros propositos, entonces, sí habremos fracasado. Como decía Henry Ford, “el fracaso es la oportunidad de comenzar otra vez, con más inteligencia”.

Anuncios

Comparte tu opinión sobre este tema

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s