Reseña literaria de Cristina Redondo

Las cenizas de la inocencia, Fernando Benzo

Las cenizas de la inocencia, de Fernando Benzo ( Plaza y Janes, 2019) se trata de una novela negra al más puro estilo hardboiled de los años 30 norteamericano. En esta narración pausada y lenta, Fernando Benzo nos adentra en el Madrid de los años 40, en un ambiente de gangsters, jazz y mafias que bien podría haberse escapado de una pelicula de cine negro de los años 50 por las imágenes que la narrativa nos transmite.
Fernando Benzo se mete en los ambientes de pobreza, pero también de los gangsters que controlan el estraperlo del Madrid de los 40, en los que dos hombres de mundo muy diferentes establecen una amistad e inician un camino que les obligará a enfrentarse a decisiones dificiles que les hará cambiar el rumbo de sus vidas para siempre.
De esta novela lo que más me ha gustado es la ambientación, que me ha transportado al cine negro de los años cincuenta e incluso se podría decir que, en algunos momentos, las escenas ubicadas en bares me ha recordado al clásico de la novela negra Dashiell Hammet “Cosecha Roja”( Alianza Ed.) , por las escenas en los billares, o también en el Dixie con la música del jazz cantada por una mujer glamourosa, al más puro estilo norteamericano. Las historias paralelas a la principal, de los gangsters mezclados con los bajos fondos de Madrid, te provoca la sensación de estar leyendo un hardboiled auténtico pero escrito por un autor actual y, en vez de ubicarlo, en el Chicago más boiled, se ubica en el Madrid más dificil de la post-guerra.
La trama narrada en Las cenizas de la inocencia nos lleva a una historia dura, como el género clásico que emula, pero también con los giros inesperados, que son los suficientes como para que el lector continue leyendo la historia, que aún y pesar de no atrapar, te sigue conduciendo de manera ligera por la narración hasta finalizar el libro.
Fernando Benzo ( Madrid, 1965) es licenciado en Derecho y Administrador Civil del Estado. En 1989 publicó su primera novela, Los años felices, tras ganar el Premio Castillo-La Mancha. Durante algunos años se centró exclusivamente en el relato breve y ganó, entre otros, el Premio Internacional de Cuentos de la Fundación Max Aub y fue galardonado en conocidos certámenes como el Gabriel Miró o el Gabriel Arestí. Diez cuentos tristes recoge sus relatos premiados.
Con su segunda novela, Mary Lou y la vida cómoda, obtuvo el prestigioso Kutxa-Ciudad de Irún en 1994. Desde entonces, ha publicado las novelas La traición de las sirenas, Después de la Lluvia ( Premio Ciudad de Majadahonda), Nunca repetiré tu nombre y Los naufrágos de la Plaza Mayor. También ha hecho incursiones en otros géneros como el teatro, compaginando su carrera literaria con su carrera en la Administración Pública, que le ha llevado a ocupar los cargos de Subsecretario de Educación, Cultura y Deporte del Secretaria de Estado de la Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *