cuarta ola feminista

Dentro de la ola feminista

Las manifestaciones feministas desbordan las calles cada 8 de marzo, pero cada vez más, el movimiento feminista se hace más notorio y más presente en el día a día de los ciudadanos, debido al gran esfuerzo y buen trabajo que desde las asociaciones feministas se está llevando a cabo, y en cómo esta Cuarta Ola Feminista fluye por las redes sociales.
La sociedad actual es testigo de la denominada Cuarta Ola Feminista, que nace en parte por el incremento de los datos extremos sobre violencia de género, la importante brecha salarial, el techo de vidrio todavía vigente o los hechos puntuales como la Parada General de Mujeres que se vivió el año pasado el 8 de marzo por parte de todas las trabajadoras del país.
Uno de los rasgos característicos de la Cuarta Ola, que la diferencia de las anteriores, es la comunicación permanente de mensajes a favor de los derechos de las mujeres, a través de las redes sociales. El feminismo dispone de una existencia más activa en las redes, donde la reivindicación feminista tiene presencia a diario, y donde se consiguen grandes hitos en la lucha feminista, en parte gracias a la viralidad de los mensajes y de los contenidos. Sin ir más lejos, recordemos la acción local que inicialmente tuvo lugar en Sudamérica y que se convertió en una acción global gracias a las redes: “Y la culpa no era mia” un baile nacido originariamente en Chile y repetido a escala mundial en muchas ciudades del mundo.
La lucha feminista se viraliza más que nunca con acciones de este tipo, y no solo esto, sino que el activismo digital incrementa la repercusión internacional y aumenta la visibilidad de las acciones llevadas a cabo, reclamando los derechos por la igualdad de las mujeres, los derechos pro aborto, la denuncia de la violencia machista y de los estereotipos de género, además de la coordinación con la lucha de la libertad sexual con los colectivos LGTBI, y la denuncia de los mensajes sexistas en la sociedad actual.
Estas acciones digitales, estendidas de forma global y viralizadas de manera imprevista y totalmente natural, provocan un incremento de las masas que se alzan en defensa de los derechos de la igualdad de género, pero también, ante el conocimiento del incremento de las injusticias sociales de género, hacen que ciudadanos que hasta ahora no sabían que eran feministas se den cuenta que lo son, o simplemente demuestren su voluntad de unirse en la lucha social contra las injusticias machistas y es por eso, que de una manera muy sencilla, gracias a las características de la comunicación en las redes sociales y de manera orgánica, se convierten en participantes activos de esta Cuarta Ola Feminista.
Otro rasgo de la Cuarta Ola es el concepto de sororidad, que lidera el movimiento, sumando en la potenciación de la colaboración entre mujeres, amparadas siempre por la hermandad y la solidaridad femenina, y que nace a partir de que la mujer tome conciencia de las propias experiencias y de hacer un llamamiento a la lucha comunitaria, en contra de las injusticias de género que hasta ahora habían pasado desapercibidas o silenciadas, en parte también por la carencia de esta hermandad entre mujeres. La sororidad provoca la colaboración entre mujeres, y la compartición de experiencias injustas de género, que hasta ahora se habían ninguneado, en parte por el miedo a compartirlas, o por el simple desconocimiento de no considerarlas injustas. Estas situaciones han provocado un aumento de la solidaridad entre las mujeres ante las injusticias y de lo problemas de la sociedad actual, aunadas siempre a través de la unión, el respeto y el amor entre las personas de género femenino.
Gracias a la generación de la sororidad, se fomenta el empoderamiento femenino, también una de las características muy presentes en esta Cuarta Ola Feminista. El empoderamiento femenino es la evolución por el cual las mujeres adquieren herramientas y capacidades que las ayuda a lograr una participación activa y notoria en los diversos niveles de la sociedad. Gracias a las acciones de empoderamiento femenino se consigue que colectivos no fortalecidos o con problemas de integración social, o también vulnerados por varias causas, puedan conseguir una mayor confianza y seguridad en sí mismas, para desarrollarse excelentemente en sus entornos y conseguir la resolución de los problemas que las bloquean socialmente, para conseguir el cambio de estas situaciones negativas en positivas, y que influya en sus vidas, siempre consiguiendo unos resultados positivos para sus idiosincrasias personales.
A pesar de que, lo más importante de esta Cuarta Ola Feminista es, sin ningún tipo de duda, esta fuerza que nos ayuda a reconocernos a nosotros mismas, que defiende el multiculturalismo y, quizás el más importante, el acceso de las mujeres a cargos públicos notorios, como los poderes políticos, acontecimiento que gracias a su visibilidad está ayudando también a este gran cambio sociocultural que está suponiendo el hecho de existir dentro de esta maravillosa ola feminista.

* Articulo publicado en la Columna de Cristina Redondo: Il dolce far niente,  sección Tribuna del Diari de Sant Quirze  el 03/05/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *