Lana Bastašić.Premio Literatura de la UE

¿Qué ocurre cuando la vida nos distancia en tiempo y en kilómetros de una amiga que de repente nos grita pidiéndonos ayuda como si esta distancia no se hubiera dado nunca? A simple vista, Lana Bastašić en su libro “Atrapa la liebre” [Ediciones del Periscopi en catalán y Editorial Navona en castellano, con la traducción de Pau Sanchís en ambas ediciones] nos relata este reencuentro, aunque hay que leer hasta el final de la historia para comprender que hay algo, más allá de lo narrado a simple vista, mucho más psicológico y profundo de lo que inicialmente parece.

Atrapa la llebre_ EDICIONS DEL PERISCOPILana Bastašić, autora de pluma inteligente, usa la voz narrativa de Sara para conducirnos a través de un road trip desde los Balcanes hasta Viena, pero, sobre todo, el viaje que nos propone LanaBastašić es un viaje psicológico, el mismo viaje introspectivo que realiza Sara a través de sus recuerdos de infancia, de adolescencia y de los días de universidad junto a Lejla, su mejor amiga, que, lentamente a lo largo de la historia, se entrevé para el lector como el que podría ser el alter ego de Sara.

Cuando el lector descubre el juego astuto de Bastašić, la historia nos puede recordar a otros novelas, como Fight Club de Chuck Palahniuk (Debolsillo, 2017), por el juego psicológico de los personajes, entre el descarado Tyler Durden y su amigo más conservador, que actúa también como voz narradora, igual que Sara, la voz narradora y, al mismo tiempo, el personaje más moderado, en comparación con Lejla, el personaje más osado. Un paralelismo entre personajes que da mucho juego a la autora, puesto que el personaje de Sara se descubre más tímida y tradicional, se podría definir como “más correcta socialmente”, en comparación con la Lejla, una chica más rebelde y con una personalidad mucho más decidida y atrevida que la voz narradora. A medida que transcurre la novela, surgen algunas frases en la que el lector se puede plantear la pregunta : ¿Es realmente Lejla la amiga que tuvo realmente Sara, o es uno alter ego de la protagonista? Aunque es cierto que, como lectores, encontraremos pistas durante todo el relato, el secreto está en prestar atención o en dejarlas pasar, sencillamente, y, sin profundizar, para permitir que la historia sea simplemente un road trip que nos propone a primera vista Lana Bastašić.

Aunque, después de leer la novela de Bastašić, recomiendo profundizar al máximo Atrapa la liebre [Edicions del Periscopi en catalán y Editorial Navona en castellano, traducción de Pau Sanchís] y disfrutar al máximo de esta tremenda obra joven y fresca pero de total calidad dentro de la narrativa actual europea. Por ejemplo en la página 101 de la edición de Edicions del Periscopi podemos leer: “¿Quién era aquella que se sentaba a mi lado en aquel coche? ¿Quién era yo? O quizás éramos nosotras, las auténticas nosotras— si es que esto existía—, aquellas figuras silenciosas en la oscuridad absoluta, y todo el resto es un guiño para bobos”

Sara,una voz narrativa familiar, divertida y locuaz, que podría ser una amiga muy próxima del lector, explicándonos sus recuerdos más íntimos. Reflexionando sobre el comportamiento de su amiga, este final que nos deja boquiabiertos pero que en la quote inicial del libro ya lo deja bastante claro, si, al acabar el libro, volvemos a releerla “os podría contar mis aventuras…a partir de esta mañana— dijo Alícia con cierta timidez—. No tendría sentido retroceder hasta ayer, porque entonces yo era otra persona.” Pero es que no es solo el cambio personal de la narradora, el viaje en el tiempo, sino que también la historia nos hace sentir esta atmósfera de los paisajes boscosos de los Balcanes, los cipreses verdes, tradicionales de la geografía balcánica, y los cielos oscuros. El paso fronterizo entre países, y la repercusión causada en su población tras los conflictos bélicos: la convivencia entre religiones, los cambios de nombres para no despertar sospechas, el hecho de la necesidad de emigrar de Sara para tener un futuro mejor, o de la imposibilidad de no poder emigrar de su amiga Lejla y de no disponer de buenas oportunidades laborales, este futuro incierto que hay en un país que renace después de un conflicto bélico. Situaciones que se traducen en pequeños detalles como la simple diferencia entre un móvil con pantalla touchable o un móvil básico, sin la tecnología actual, estos pequeñas anécdotas de la historia narrada por Bastašić, y que nos hace sentir la atmósfera que se vive en los países que, todavía hoy en día, sufren las consecuencias de los conflictos bélicos de la Guerra de los Balcanes, y que sin duda, la autora conoce bien por su procedencia.

El trasfondo del viaje por carretera de Atrapa la liebre [Ediciones del Periscopio en catalán y Editorial Navona en castellano], se convierte en un recurso literario, que se puede captar como metáfora del redescubrimiento de sí misma de Sara, la protagonista de la historia. El viaje como proceso de cambio, o más bien en este caso: como reconocimiento del cambio personal realizado, como proceso del crecimiento personal conseguido, donde la literatura de muy buena calidad está presente en cada página del libro, desde las primeras páginas hasta el final del libro. Solo para mencionar algunas, que son realmente buenos momentos literarios para el lector, leemos en la página 27 de Edicions del Periscopi “Las palabras, de repetente, me parecían falsas, gastadas, como el maquillaje incrustado en la cara arrugada de una vieja”, o más adelante, en la página 223 de la misma edición:“Para mi cerebro infantil la muerte y el no nacimiento eran la misma cosa, una mera ausencia.”

La historia tiene una voz narrativa femenina como protagonista principal: Sara, y en torno a ella, Lejla como co-protagonista, pero también encontramos otros personajes representativos de cada una de las sociedades que los rodean en la historia: Michael en Dublín, como pareja actual de Sara, Armen supuestamente en Viena como amor platónico de Sara, el marido actual de Lejla, que no deja de ser curioso también como la Lana Bastašić lo retrata encasillando al personaje en un tipo masculino muy estereotipado, pero que al mismo tiempo, resulta incluso divertido, como la autora lo ridiculiza a través de los pensamientos de Sara (personaje principal).

Es todo un placer leer a Lana Bastašić, reconocer que hay voces en la literatura europea que merece la pena descubrir y, no solo esto, sino también disfrutar con este aire fresco de literatura interesante, actual y de calidad y de la cual, sin duda, como lectora desearía leer más a menudo.

Bastašić es una escritora de origen yugoslavo (de cultura serbia, nacida en Croacia y emigrada a Bosnia de pequeña). Ha estudiado filología inglesa y literatura, y tiene un máster en estudios culturales. Atrapa la liebre [Ediciones del Periscopio en catalán y Editorial Navona en castellano] es su primera novela, finalista de los premios NIN, el más prestigioso de las letras yugoslavas y ahora hace unos días el prestigioso premio europeo: European Union Prize for Literature 2020 , Premio de literatura de la Unión Europea 2020 representando a su país Bosnia. Bastašić colabora como escritora en varias revistas literarias de los Balcanes. Es co-fundadora de la Escola Bloom y co-editora de la revista Carn de Cap. Ha vivido en Barcelona, y actualmente vive en Belgrado.

Por eso, he querido reunirme con Lana, vía Skype a causa de la situación actual de Europa en plena pandemia del Covid19, porque creo que es una autora que merece la pena conocer y charlar con ella, no solo de su novela Atrapa la liebre sino también sobre el resto de su relación con la literatura.

CR : Lana, hablaremos primero de Atrapa la liebre para los lectores menos expertos, ¿Qué simboliza la liebre en tu historia? Diría que la liebre es una clara influencia de Alicia en el país de las maravillas pero, ¿por qué? ¿Quién es la liebre y que significa en el desarrollo de la historia?
LB: Para mí, Alícia en el País de las maravillas era más importante a nivel simbólico. No quería tener un personaje que fuera solo Alícia, otro que fuera el conejo, etc. Quería crear un diálogo entre los dos libros y los dos mundos: el Wonderland y Bosnia. En este mundo, la liebre es una instancia de vida que un artista (una escritora) intenta parar y convertir en arte. La idea me vino cuánto vi la Liebre de Albrecht Durer y empecé a preguntarme sobre la liebre real, si existía y que le había hecho el pintor. Había una cuestión de responsabilidad que el arte tiene con la vida. Por otro lado, el título también incluye un sentimiento de la caza, que es el sentimiento que quería tener a la novela.

CR: En Atrapa la liebre encontramos el recurso literario del viaje,¿Qué novelas te han influenciado como lectora para llegar a esta road trip como autora?
LB: Definitivamente fue Lolita de Vladimir Nabokov. No solo por la estructura del road trip, sino también por la relación entre el narrador y el personaje de Lolita. Decidí tener una dinámica similar entre mis dos personajes: una tendría el privilegio de contar historias, el otro tendrá toda su historia a merced del narrador. Por otro lado, Alícia en el país de las maravillas es también un tipo de road trip, un viaje, por el que pensé que sería bueno reunir estos elementos para contar esta historia. También hay una gran película road trip yugoslava del 1980, que también es el año en qué nació Sara (la narradora). Se llama Quién canta allá (originalmente Ko tono tamo peva) y es una comedia negra sobre un grupo de pasajeros que viajan en autobús hasta Belgrado el 1941, durante los últimos días de Yugoslavia, justo antes de su ocupación. Es una historia muy diferente de la mía, está claro, pero la idea de un viaje entre dos momentos históricos en un autobús lleno de personajes diferentes me pareció una manera fantástica de representar los Balcanes.

CR : Sara, la voz de mujer que nos habla. La chica que ha emigrado en busca de un futuro con más oportunidades, frente a Lejla, la amiga que se queda y que no puede progresar tanto como aparentemente lo ha hecho Sara. Futuro y presente, frente a pasado, aquello que es y aquello que podría haber sido de no haber “escapado” del país. Has conseguido narrar esta atmósfera con un talento literario absoluto, Lana. Alla Tatarenko en Letopis Matice Srpske escribe sobre ti “no somos conscientes de “el estimado y talentoso hijo que habita en el extranjero” y Bastašić nos demuestra que este hijo talentoso, al final, era una hija” pero, explícanos, es esta realidad que nos explicas también una crítica social de la falta de oportunidades para la “hija que se queda”?
LB: Hace poco hubo un estudio del Foro Económico Mundial que demostró que Bosnia, Serbia, Croacia y Macedonia del Norte se encuentran entre los 10 primeros países del mundo con la mayor “fuga de cerebros”, el número de personas con talento que abandonan su país de origen. Ya lo podía ver cuando acabé la universidad: casi todos mis compañeros de clase se han mudado a otro pais. Por eso hay un capítulo muy oscuro en mi novela cuando Sara vuelve a Banja Luka y solo hay gente mayor que se mueve lentamente por la oscuridad. No es una fantasía, se está convirtiendo en nuestra realidad. Pero hay quién se queda, porque no tiene el privilegio de marchar, y Lejla es una de las que pasó toda su vida en Bosnia. Creo que esta diferencia es obvia en las dos amigas: quería demostrar que crecer y pasar la vida en un contexto determinado te puede hacer más fuerte, pero también más amargo. Por otro lado, muchos que marchan van a Austria –por su proximidad– y nunca encuentran la felicidad allí. Los yugoslavos en Viena son mayoritariamente ciudadanos de segunda, que trabajan mucho y no se mezclan realmente con el resto. Tienen sus propios bares, restaurantes, clubes, grupos sociales y, a veces, parece que esto es lo único que queda de Yugoslavia: estas personas solitarias con demasiado trabajo en Viena que echan de menos a su patria y a su idioma. El gran sueño yugolsavo pues, se ha convertido en ser una camarera en Viena.

CR: Lana, tus relatos se han incluido en las principales antologías de la antigua Yugoslavia, y han premiado tu obra literaria con varios premios reconocidos de Bosnia, Montenegro, Serbia o incluso en Trieste. El libro Atrapa la liebre salió a la venta el mes de marzo del 2020, publicado en catalán por Edicions del Periscopi y en castellano por Editorial Navona. Próximamente se publicará en lengua inglesa, con Picador, en Alemania con Fischer, y en Italia con Nutrimenti, aunque el libro ya ha sido todo un éxito en tu país donde se publicó en el 2018. ¿En qué nuevo proyecto trabajas actualmente? ¿Nos puedes avanzar algo sobro este tema?
LB : Tengo un par de ideas que querría convertir en una novela, pero tengo que hacer un descanso. Creo que es importante hacer una pausa entre dos novelas a menos que se quiera correr el riesgo de repetir la misma voz y los mismos temas. Así que he decidido acabar un libro de cuentos en que trabajo desde hace tiempo. Todas las historias tienen los niños como protagonistas y quiero explorar como el trauma (desde los más pequeños recuerdos hasta la violencia real) puede transformar los niños e influirlos para siempre. Mi punto de partida fue un libro fenomenal del autor búlgaro Georgi Gospodinov, La física de la tristeza, en que exploraba el mito del Minotauro pero leía el monstruo como un pequeño niño abandonado. En el inicio de las historias de monstruos, argumenta Gospodinov, siempre hay un niño tirado en el sótano. Esto me marcó y decidí construir mis 14 historias a partir de esta premisa.

CR: De tu paso por Barcelona, no solo publicas tu libro en nuestra lengua, sino que además nos has transmitido los valores de las personas emprendedoras como ejemplo a seguir, al cofundar la Escola Bloom junto al también escritor y profesor del Grado de Estudios Literarios de la Universitat de Barcelona y Doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada Borja Bagunyà. La Bloom, como se la conoce en el sector, y que es un punto de paso obligado para los futuros escritores y apasionados de la literatura que adoran de verdad la literatura de calidad, una escuela reconocida por su alta especialización de cursos literarios. En la Bloom has impartido también formaciones literarias. A pesar de ser funciones muy diferentes, ¿Qué parte te gusta más: la de ser escritora o la de enseñar a los alumnos a ser mejores escritores y, al mismo tiempo, aprender a leer y estimar la literatura como tú lo haces?
LB: En realidad, yo di clases más de literatura, que de escritura, porque tenía más sentido que los profesores que escriben en catalán y castellano impartieran talleres creativos. Pero disfruté mucho de hacer seminarios sobre James Joyce, Virginia Woolf, o un curso de 100 años del cuento corto en inglés. Lo que me fascina de la Escola Bloom es como en un grupo pequeño, de 10 personas como máximo, puede llegar a hacer lecturas tan diversas y creativas del mismo texto. En realidad, aprendí mucho con mis alumnos, vi cosas que quizás no habría visto si no fuera por ellos. Además de todos estos grandes cursos y seminarios que hacemos, la Bloom también es un tipo de lugar mágico donde las personas creativas consiguen hacer aquello que quieren hacer, aquello que los apasiona. Cuando miras los nombres de escritores catalanes (y otros escritores y escritoras) que han pasado por la Bloom, rápidamente te das cuenta que algún día será uno de estos lugares culturales históricos de Barcelona y tengo el honor de de haberla visto nacer y de formar parte todavía de ella.

CR: Muchas gracias Lana, no solo por esta entrevista, sino también por deleitarnos con este buen carácter literario con el que escribes, y provocar, con esta buena novela Atrapa la liebre [Edicions del Periscopi en catalán y Editorial Navona en castellano, traducción tanto en Castellano como en Catalán a cargo de Pau Sanchís] que queramos continuar leyéndote en un futuro,¡ Te esperamos pronto en Barcelona, Lana Bastašić! ¡Y muchas Felicidades nuevamente por este merecido Premio de Literatura de la Unión Europeo 2020 para Bosnia!

LB: ¡Muchas gracias por la conversación!

 

* Entrevista realizada por Cristina Redondo y publicada en el apartado Ultimes noticies de la sección Racó Literari del Diari de Sant Quirze el 19/06/2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *