Sororidad literaria

Siempre he defendido la idea de que la literatura no tiene genero. La autora o autor escribe, y el lector o lectora lee la obra, por supuesto no debería intervenir el genero para ser una obra más o menos interesante, de mayor o menor calidad. Sin embargo, hay momentos de la historia o en determinadas situaciones sociales, que parece ser que la literatura sí deber tener género, o por lo menos, resulta una circumstancia relevante si la autora es mujer o hombre.
Si además nos encontramos ante situaciones desfavorables en el que por solo el hecho de ser escritora, es decir: mujer escritora, se devalua tu literatura ante el trabajo del hombre escritor, entonces sí que tenemos un problema y de los desagradables, en el que obviamente me posiciono, no sólo como mujer, sino también como escritora, en favor de apoyar las escritoras silenciadas y denunciar la injusticia cometida en su momento, por el hecho de ser un acto injusto de vulneración hacia la persona.
Luna Miguel, ha recogido en su ensayo literario “El coloquio de las perras” (Capitán Swing), un compendio de escritoras hispanoamericanas, cuya obra es de destacada calidad literaria, pero que, sin embargo, han sido vulneradas y silenciadas por el simple hecho de ser mujeres. Muchas de ellas pasaron a la historia por ser “ mujer de …” , y que casualidad que a ese “de…” le seguía un nombre famoso de escritor, incluso de un literato Premio Nobel.
La reconocida y aclamada escritora Luna Miguel ha sido quién se ha encargado de este trabajo de gran responsabilidad literaria, pero también de perfecta sororidad. Luna Miguel ha dado visibilidad al trabajo literario no reconocido de estas autoras silenciadas, ampliándonos el abanico de referencias literarias hispanoamericanas, puesto que Luna Miguel en este ensayo ha hecho una recopilación de autoras hispanoamericanas (novelistas, poetas, escritoras de narración breve, traductoras, ensayistas…), todas ellas con textos de notoria calidad literaria, y se ha encargado de destruir esa red de silencio que cubría a la mayoría de ellas. Gracias al ensayo de Luna Miguel hemos conocido pinceladas y realidades difíciles, tales los vividos por escritoras como Alcira Soust Scaffo, Eunice Odio, Maria Emilia Cornejo, o Aurora Bernárdez, a los que Luna Miguel alude en su libro; también hemos podido adentrarnos en realidades de otras escritoras hispanoamericanas, ignoradas igualmente, pero que, con el paso de los años, y por la contundencia de su obra, consiguieron romper ese techo de cristal literario construido por los escritores macho, aunque sólo fuera en cuanto a notoriedad, ellas fueron autoras como Pita Amor, Gabriela Mistral o la poeta Alejandra Pizarnik. Pero, como indica Luna Miguel, tuvieron que pasar muchos años para que ellas consiguieran ser reconocidas, algunas incluso, lo hicieron de manera postuma a su muerte.
El pasado martes, 14 de Enero en la Llibrería Synusia de Terrassa, tuve el honor de conducir el Coloquio Literario que creamos entorno al libro “El coloquio de las perras” de Luna Miguel. Compartimos escenario con la misma escritora, Luna Miguel, así como Isabel Marqués, Sindica de Greuges de Terrassa, Almudena Almagro, Escritora y Presidenta de la Asociación “Amunt Dona, Creant Realitats” y de Katiuscia Darici, Profesora Asociada de la Universidad de Verona y Doctora en Filología Hispánica. El acto fue amenizado por la música en acústico y en directo de la cantautora austriaca : Lisi4u.
Fue un momento de debate y reflexión conjunta, entre asistentes y la mesa de ponentes, entorno a femenismos, pero también entorno a las mujeres como profesionales, y sobretodo entorno a la literatura de calidad y a la diferentes realidades que como autoras y mujeres tuvieron que vivir algunas de las autoras como Aurora Bernárdez, Marvel Moreno o Victoria Santa Cruz nombradas y estudiadas también en el ensayo “El coloquio de las perras”. Durante el debate no sólo apuntamos nuevas referencias bibliográficas de autoras que mencionó Luna Miguel, escritoras que también fueron silenciadas, además de las estudiadas en su libro, sino que además con Luna Miguel radiografiamos el “autor macho” actual y apuntamos hacia las nuevas tendencias literarias a las que apunta la literatura, acercándonos más a una literatura sin genero, “literatura entendida como trans” como mencionó Luna Miguel, más que no una literatura donde el género masculino o femenino de su autora interfiere sobre la obra.
Después de trabajar en leer y analizar en profundidad el libro “El Coloquio de las perras” ( Capitan Swing) de Luna Miguel, recomiendo su lectura, sobretodo a aquellas personas que estén interesadas en descubrir nuevas y valiosas voces hispanoamericanas, escritoras hispanoamericanas, que por la inmensa calidad de su obra fueron calladas. Luna Miguel nos hace una descripción de lo que fueron sus vidas, algunas anécdotas personales de las escritoras, pero también se dirige a ellas, a través de una carta, totalmente personalizada a cada una de las autoras silenciadas, donde Luna Miguel les confiere sus pensamientos de escritora a escritora, un acto total de solidaridad literaria, pero también de sororidad entre mujeres escritoras.
Felicidades, Luna por este libro superinteresante que nos abre a los ojos a los lectores ante la realidad triste que no deberían de haber vivido autoras como Rosario Ferré, Elena Garro, o tantas otras mencionadas en tu genial libro “El coloquio de las perras” ( Capitan Swing) por el simple hecho de ser mujeres y realizar un trabajo de calidad.

 

 

* Articulo publicado en la Columna de Cristina Redondo: Il dolce far niente,  sección Tribuna del Diari de Sant Quirze  el 16/01/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *