Stanley Kubrick

El CCCB nos hace un gran regalo a todos los amantes del cine: una exposición sobre la trayectoria del venerado Stanley Kubrick. El cineasta Stanley Kubrick nació el 26 de Julio de 1928 en el Bronx de New York, y murió el 7 de marzo de 1999 en su casa de Inglaterra, de un ataque al corazón, justo cuatro meses antes del estreno de la que sería su última película: Eyes Wide Shut.
Kubrick se inició en el mundo de la cinematografía a través de las fotografías que realizaba con una cámara fotográfica que le regaló su padre en uno de sus cumpleaños; vendió su primera fotografía a la revista Look a los dieciocho años, siguió trabajando con ellos y ellos fueron los que le encargaron la grabación de reportajes. Bajo el encargo de la revista Look , Kubrick grabó dos de sus primeros reportajes documentales :
Day of The Fight ( 1950-1951) que muestra al boxeador de peso medio Walter Cartier, de origen irlandés, en la cumbre de su carrera, el 17 de abril de 1950, día en el que luchó contra el boxeador negro Bobby Jameso ; como anécdota Kubrick consiguió vender Day of the Fight a RKO Pictures por 4000 dólares, consiguiendo así un pequeño beneficio de 100 dólares;
Flyng Padre USA ( 1950-1951) sobre la vida de un cura que viajaba de una zona a otra de México para realizar su labor espiritual como sacerdote catolíco, pero en el corto se nos muestra incluso como el sacerdote usa su avioneta como una ambulancia de emergencia llevando a un niño enfermo y a su madre al hospital.

A través de estos trabajos documentales, Stanley Kubrick descubrió su atracción por la filmación de películas y empezó a desarrollar su pasión por la producción y dirección cinematográfica.
La exposición perfectamente ordenada cronológicamente por toda la obra de Kubrick, ofrece al visitante una visión general de la creatividad, pero al mismo tiempo, nos deja vislumbrar la obsesión por la perfección del director de cine. Dicen que los genios, lo son por creativos, pero Kubrick se descubre también como tal por esa obsesión por alcanzar el máximo de perfección en cualquier tipo de detalle, lo que, por ejemplo le llevaba a repetir y volver a repetir cualquier escena de sus films hasta la saciedad si no conseguía el efecto que él esperaba como cineasta.
La exposición se convierte en un paseo apasionado por las anotaciones más personales del director, en la que no sólo se observa las notas más introspectivas del director durante el proceso de creación, sino también podremos leer la correspondencia con algunos coetáneos de su época, como Vladimir Nabokov, cuyo libro Lolita fue llevado al cine por Kubrick, y en el que el guión del film fue escrito por el mismo Nabokov. También sorprende ver algunos detalles de la época, en la que un simple matasellos de correos podía actuar como certificado de autoría del guión cinematográfico incluido en dicha correspondencia.

Sin duda la exposición se convierte en un paseo por la obra del cineasta, en la que el ya aficionado al autor newyorkino aprenderá más sobre Kubrick, permitiéndose conocer al genio mucho más de cerca; y el que jamás se haya acercado al artista o no haya visto sus películas, durante la visita a la exposición le despertará, sin duda, el interés por la filmografía de Stanley Kubrick. El visitante podrá contemplar algunas escenas de sus películas, ya que durante la exposición también podremos disfrutar de retazos de cada una de sus películas, así como de audios que enriquecen la presentación de la exposición y, en la que el fan de Kubrick tiene la oportunidad de acercarse al genio creativo, pero también desde una perspectiva más intima y, quizás menos conocida, que nos permite conocer los entresijos del trabajo en el día a día de Kubrick .
La exposición se convierte también en un suceder de objetos icónicos y representativos en la obra del autor, ya no es solo los documentos que podemos ver durante la exposición, como correspondencia o guiones manuscritos, sin que también son las máscaras reales de Eyes Wide Shut, las singulares mesas usadas en Moloko, o hasta el bastón de la Naranja Mecánica o la misma máquina de escribir de Jack Nicholson en The Shinning. Sin duda, todo un recopilatorio de objetos venerados y, al mismo tiempo, influyentes en la obra de su coetáneos, que han logrado convertir la obra de Kubrick también en todo un icono del cine contemporáneo.
La exposición sobre Stanley Kubrick esta siendo expuesta en diversas ciudades del mundo desde 2004. Ciudades como Frankfurt, Berlin, Melbourne,Zurich, Amsterdam, Los Angeles, Sao Paulo , Krakow, Toronto, Mexico o Copenhagen han disfrutado ya de la exposición sobre Stanley Kubrick. Ahora le toca disfrutar al público del Sur de Europa, donde la exposición estará abierta al público en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona hasta el próximo 31 de marzo. Tras esta ubicación la exposición tiene previsto exponerse al público británico en el Design Museum de Londres, a partir del 26 de Abril y hasta Septiembre, en la que no hay duda de que el fan de Kubrick disfrutará muchísimo, acogido por el fondo de los rojos, azules y negros típicos del autor, y podrá vivir de momentos de diversión y disfrute al pasear por las bambalinas de la obra del genial cineasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *