Inspiración divina

Pronto hará tres años desde que publiqué Clandestina, un thriller de espionaje considerado uno de “Los 20 libros feministas que no te puedes perder” por la Revista Marie Claire, el año de su publicación (2019). Clandestina, mi primer libro, en su año de lanzamiento fue recomendado en la Revista Forbes, Harper’s Bazaar, La Vanguardia, Catalunya Radio, La Ser y tantos otros medios. ¿Sabéis? No os lo vais a creer, pero todavía hay gente que me pregunta dónde puede comprar Clandestina. Es entonces cuando les recuerdo que los libros se compran en las librerías, por si lo habían olvidado. Además, también tengo los link de compra bien especificados en las biografías de mis redes sociales (que no son pocas), incluso el libro tiene hashtag propio: #Clandestina_CR, y además también se puede comprar en esta misma web, mi web oficial. Más fácil imposible ¿Verdad? Pues esa es la pregunta recurrente “¿Dónde puedo comprar tu libro?” Bueno se agradece el interés, pero mi libro está en todas las librerías, sólo tienes que acercarte a una, y cogerlo de las estanterías, y si no está, como tantos otros libros que seguro no están disponibles en la libreria, estoy segura que si lo solicitas, en la libreria te lo consiguen en unos días, muy amablemente.
Escribir es un trabajo más intenso de lo que muchos creen, durante estos tres años me he esforzado bastante para que mi libro Clandestina se diera a conocer entre los lectores. Han sido años duros pero también muy agradecidos, no nos vamos a engañar. Me siento satisfecha con todo lo que he hecho, pero sobretodo con todo lo que he aprendido con la publicación de Clandestina.
Han sido especialmente emotivos los días de promoción como el día de la presentación oficial del libro, o los días de Sant Jordi y las firmas de libros, o también los encuentros literarios, de contacto más directo con los lectores. Es muy reconfortante ver cómo los lectores se interesan por saber cuando sacarás el próximo libro, esos lectores que te piden leer “ya” tu próximo libro porque difrutaron mucho leyendo Clandestina. Gracias, muchas gracias, me gusta tener lectores tan agradecidos.
Aunque otras veces también es muy desmotivador porque aún hay quien cree que eso de escribir un libro va de sentarte y empezar a escribir por “inspiración divina”. Pues no, lo siento mucho, escribir un libro no es cuestión de “inspiración divina”. Escribir un libro no es un proceso rápido, sino de mucha reflexión y calma, esmerado cuidado, de mucho tiempo de trabajo intenso y difícil. No se escribe un libro por arte de magia, ni tampoco de la noche a la mañana. No, esas cosas no existen en la vida diaria. A pesar de lo que salgan en las series de televisión, de las modas, o de aquello que muchos influencers instantáneos te pueden hacer creer. Yo hace mucho tiempo que escribo mucho y leo mucho, incluso mucho antes de publicar Clandestina. Muchos años antes de publicar mi primer libro, yo ya escribía. Recuerdo que tenía un blog con bastante visitas diarias, que ya entonces, recibía visitas de lectores de cualquier parte del mundo. Hablo de cuando aún no existían las redes sociales y justo acababa de nacer los blogs, hace mucho años de eso ya. Fue más tarde, mucho más tarde cuando di el paso a la publicación y decidí lanzar al mercado Clandestina. De hecho cuando llevas tanto tiempo invertido en mejorar tu escritura, tratando de superarte siempre y escribir cada día mejor, resulta ofensivo escuchar esas palabras de “Tú siempre estás inspirada, eres muy creativa”. Disculpad, pero esto de escribir no va de “inspiración divina” como creen algunos, sino de formación continua y trabajo constante e intenso.
Y sigo trabajando con la misma constancia e intensidad. Tras publicar mi primera novela Clandestina, han sido muchas las ideas valoradas para publicar mi próxima novela. De hecho algunas las tengo a medio elaborar, aguardando en mi cajón de ideas ese toque final para salir a la luz. Unas saldrán más adelante (estoy muy segura de ello) pero otras es posible que se queden a la espera. El tiempo, la motivación y la experiencia decidirán qué hacer con cada uno de esas ideas. Pero, cada cosa a su tiempo.
En el caso del libro que escribo ahora, valoré algunas historias alternativas, pero finalmente me decanté por la que elegí porque me apetecía mucho escribir esa historia. También es verdad que tenía que leer e investigar más en profundidad, sobre temas que he considerado vital aprender para escribir bien la historia, así que, como también era lo que me apetecía hacer, me sumergí por completo en la investigación previa. Durante el recorrido, me llevo el crecimiento profesional que me ha regalado este proceso previo. Todo ello me ha permitido mejorar la idea inicial del manuscrito, aunque para seros sincera, como escritora nunca dejo de investigar sobre aquello que escribo, y continuo investigando en paralelo a la escritura de la obra. Siempre me apetece seguir aprendiendo y crecer con la novela. Además cuando empecé a trabajar en esta historia, no tenía un borrador de una página ni de dos, tenia tantas páginas como podría tener una novela común, sin embargo quería mejorarla en todos los sentidos. De hecho, he modificado tantos factores que ya no se parece en nada a aquel borrador manuscrito inicial. Sin embargo, tras todo este tiempo, aún me queda trabajo por hacer, pero es muy reconfortante ver como tantas horas invertidas en la novela empiezan a dar resultado en la forma, el estilo narrativo, los personajes, el tiempo…en todo. Sinceramente estoy disfrutando mucho del proceso completo de creación, pero, dadme tiempo, el tiempo que necesito y ya os hablaré de este otro libro como es debido llegado el momento. No nos precipitemos. De momento, sigo escribiendo y trabajando en mi próxima novela y, por cierto, sin nada de eso que otros llaman “inspiración divina”. Gracias por seguir leyéndome y por continuar recomendando Clandestina. Sois los mejores lectores que jamás soñé que iba a tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.