La Setmana

Estos días he visitado La Setmana del Llibre en Català ( La Semana del Libro en Catalán) , que es una feria de carácter literario que este año celebra su 37ª edición, y que cada año a inicios de Septiembre podemos visitar en la Avenida Catedral de Barcelona.

La Setmana es la feria literaria por excelencia que nos permite reconocer la labor de las editoriales que editan en catalán y de las librerías que acercan al lector sus publicaciones, dando visibilidad al libro y las revistas y ofreciendo herramientas para fomentar la prescripción de la lectura.

Encontramos muchas por no decir, la gran mayoría de las editoriales en lengua catalana, pero, particularmente, dentro de las novedades presentadas esta nueva edición, me ha faltado encontrar las editoriales de auto publicación en lengua catalana. Quizás porque la generación de libros autopublicados no goza del mismo prestigio en el sector que la publicación tradicional, pero aun así, también podemos encontrar libros en el mercado de la literatura catalana que son autopublicados, por este mismo motivo me ha parecido que la representación de la literatura catalana actual era del todo incompleta.

Aunque no sólo por este motivo, sino también por otros pequeños detalles que quizás se escapan desde la organización de La Setmana. En Cataluña tenemos la suerte de disfrutar del talento de buenos traductores en lengua catalana, los más destacados presentes también en la feria, y también tenemos muy buenos escritores y escritoras en lengua catalana que son toda una gozada leer, pero me sorprende un hecho, y me lleva a una reflexión en voz alta que quiero compartir con vosotros: ¿realmente proyectamos la literatura catalana invitando a un autor extranjero? ¿No sería más interesante promocionar un autor catalán o autora catalana?

Quiero dejar muy claro que no tengo nada en contra del autor invitado este año, David Lagercrantz, ni tampoco de los posibles autores invitados en ediciones anteriores, pero el hecho de que un escritor extranjero sea el invitado especial de La Setmana y se le haga difusión a todos los niveles mediáticos, lo encuentro más un acierto de comunicación para el mismo escritor que para La Setmana en sí, que es en teoría lo que se debería difundir, porque dudo mucho que el país de origen del escritor invitado se haya hecho eco de La Setmana como tal. Obviamente, si rebuscamos en las noticias de este mes, podemos ver que el autor invitado está de promoción con su último libro publicado en España con la Editorial Planeta. Disculpadme pero ¿ esto no iba de promocionar las editoriales pequeñas catalanas? Sí, aquellas valientes que se atreven a publicar exclusivamente en catalán en la época que más complicado es el mercado del libro. Sinceramente, creo que hubiera ayudado más a la literatura catalana promocionar un escritor/a de Catalunya , y de los que publican con una editorial pequeña o como mínimo de emprendedores valientes y pequeños, que un escritor extranjero, ya que de paso no sólo hubiéramos ayudado un empresario editorial catalán sino que también hubiéramos promocionado más las ventas de un escritor catalán que las de un escritor extranjero, que tiene detrás un gran Grupo Editorial como el Grupo Planeta, por mucho que Planeta publique también en catalán. Y repito, no tengo nada ni contra las grandes editoriales, ni los Grupos Editoriales, ni contra los escritores de sus catálogos, algunos de ellos incluso los adoro y los venero muchísimo, pero eso lo dejaremos para otra columna de opinión.

A pesar de esta pequeña crítica, creo que es cierto que La Setmana fomenta el encuentro entre lectores, librerías, editoriales y revistas que editan en catalán. Se ve claramente desde fuera, como lector que pasea por la Feria y que disfruta comprando libros, que hay un muy buen ambiente entre los diferentes stands y expositores y que, La Setmana, claramente constituye un punto de encuentro del sector literario catalán.

Como rata de biblioteca que me considero, creo que La Setmana es una buena oportunidad para encontrar todas las novedades de la rentrée literaria, para recuperar antiguos fondos editoriales, descubrir la sorpresa de las reediciones de los clásicos o viejos bestsellers ya olvidados, y a la vez disfrutar de presentaciones de libros y de lecturas en voz alta con reconocidos autores, actores y periodistas, cenas literarias, mesas redondas, noches de música y cine y espectáculos familiares. Recuerdo que me divertió mucho escuchar a la entrañable Pilarín y sus comentarios y algunas experiencias sobre el hecho de ilustrar libros.

Este año La Setmana creo que se convierte en un encuentro imprescindible en la literatura catalana, y que los lectores esperamos cada año ya, para acercarnos más a las editoriales, los libros y sus autores.

Pero también, desde las bambalinas de sector literario catalán, creo que se ha erigido como un punto de encuentro para poder hacer negocio y hacer crecer la literatura catalana. En La Setmana no sólo se venden libros, sobre todo las novedades de la temporada de Otoño, aprovechando la vuelta de las vacaciones, sino que también, en paralelo se celebra un festival literario que permite el contacto de los autores con los lectores, el acercamiento a la lectura en catalán, las presentaciones de libros, etc.

Como lectora celebro muchísimo que se lleven a cabo iniciativas de este tipo, y sinceramente, creo que se deberían hacer más ferias literarias por todo el territorio semejantes a La Setmana.

Como escritora es un gusto ver como compañeros de profesión pueden ver sus obras expuestas en una feria tan sencillamente bonita como es La Setmana, por mi parte, muy a pesar … Sólo me falta esperar que la próxima edición se preste atención a los autores autopublicados y noveles, que no somos pocos los que nos gustaría contar también con un espacio en La Setmana, como sucede con el resto de autores catalanes ya consagrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *