Navidad escriptors catalans vius me gusta leer escriptors catalans

Oh! Dulce Navidad!

Se acerca la Navidad. Y aunque parezca que es como cada año, en realidad no es así. Los valientes, que tienen negocio propio, me comentan que ya no es como años anteriores. Sí, tienen mucho trabajo preparando la Campaña de Navidad, y están muy liados con la ilusión de vender, pero la venta es débil, casi inexistente. Dicen por ahí que todos los beneficios se los llevan las grandes superficies o el comercio online.
Algunos de esos valientes, héroes para mi, incluso piensan en abandonar sus sueños de héroes para sobrevivir. La crisis ha calado muy profundo en la economía real. Me refiero a la economía que vivimos a diario, no la de la bolsa que habla de las grandes corporaciones, y que poco tienen que ver con la mayoría de la sociedad. Con nosotros. Con el día a día.
El ambiente navideño inunda las calles con el inicio de la Campaña de Navidad. Trenes urbanos para pasear a los niños y a los no tan niños por la ciudad, mercados de Navidad, Papa Noeles paseando haciendo sonar la campana, escaparates preparados con arboles navideños y otras guirnaldas, disparos de inicio con Black Friday y todo eso que sucede entorno a la Navidad. Todo un consumo desenfrenado orientado a alcanzar una felicidad instantánea. Esa es la finalidad de este auge Navideño. El consumo express que sólo rentabilizan los grandes del mercado.
De eso se trata. Disfrazar el consumo como píldora express de la felicidad. Cuando hayas consumido, ya te puedes volver a topar con la realidad si quieres, pero, hasta que no consumas, no te despiertes del sueño navideño. Y si despiertas, sal a por esa píldora infalible de felicidad express llamada consumo navideño.
Sí la Navidad es bonita, a mi personalmente me gustan estas fechas, pero no todo el mundo es capaz de soportar la Navidad. Todos tenemos ese conocido que cada Navidad se hace un viaje a algún lugar bien lejano, donde los impactos publicitarios con Papa Noeles son como hablar de una dimensión desconocida.
Se acerca la Navidad, y como en el cuadro de El Grito de Munch, hay quién se lleva las manos a la cabeza clamando piedad por que se acabe pronto este martirio consumista repleto de felicidad y falsas promesas…pero ¿habéis pensado que cuando se acabe la Navidad iniciamos Rebajas? Como Chuck Palahniuk decía, a través del gran Tyler Durden, en El Club de la Lucha : “Veo mucho potencial pero está desperdiciado…la publicidad nos hace desear coche y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia.”
Oh! dulce bocado de triste realidad. Oh! dulce píldora de ansiada felicidad.Oh! dulce Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *