novela negra recomendada me gusta leer mejores libros novela negra

El mobbing es el ataque del mediocre

Lo que en las guarderías son conocidas como rabietas infantiles, o pataletas, en el colegio son conocidos como bullying : el agresor sufre una pataleta infantil y lo materializa en agresión hacia su víctima. Con el paso del tiempo, en entornos laborales esa misma pataleta infantil se llama mobbing, donde el agresor vuelve a sentir esa pataleta infantil y la materializa en agresión hacia su víctima. La diferencia en el nombre radica en el objetivo de producir mayor o menor daño sobre la víctima durante el ataque. Mientras que en la guardería la agresión puede materializarse con un lloro, un arañazo o un empujón, que si bien en ocasiones también puede tener graves consecuencias para la víctima, a pesar de su corta edad; a medida que “crecemos” como persona la agresión crece hacía la víctima, no por ello le resta importancia al dolor de la víctima , que suele aumentar en función de la supuesta madurez del agresor en sus ataques. De esta forma, y desgraciadamente, se han dado casos de suicidios en víctimas de bullying y es que, precisamente, también por esa falta de madurez y empatía hacia la víctima, los ataques de bullying pueden ser incluso más crueles que los provocados por el mobbing, aunque estos tampoco le quita importancia al dolor que sienten las víctimas de mobbing, que, si no se tratan a tiempo por un profesional, suelen derivar en depresión o mayores, con todas las consecuencias que la patología significa para la víctima. Mientras el agresor se cree vencedor en su ataque.

Y es que en los entornos profesionales, sobretodo en los más jerárquicos, es muy fácil manipular la información y provocar fácilmente el mobbing a otros compañeros de la empresa.

La información se manipula cuando el emisor es el acosador, y, sobretodo, cuando el receptor del mensaje emitido no conoce la realidad por si mismo. Normalmente el receptor de la información que emite el agresor, suele ser una persona con poder sobre el agresor y la víctima, que, a través de la información manipulada que recibe del agresor, tiene una información errónea sobre la víctima. En este caso, la manipulación de la información provoca que el mensaje erróneo llegué a la persona adecuada para el agresor, tomándose decisiones que benefician al agresor y agreden a la víctima.

El acosador normalmente suele ser una persona con responsabilidad o poder dentro de la empresa y aunada por un grupo de seguidores, que al igual que el agresor, se sienten inferiores en capacidades a la víctima del acoso laboral. Como decimos, son personas que pretenden esconder su mediocridad a la vista de la empresa.

El motto del mobbing puede ser diverso: desde envidias profesionales hacia la víctima, hasta inseguridades psicológicas del agresor como por ejemplo : sentirse inferior que su víctima, no sentirse el centro de atención, rivalidades internas por un sueldo o posición determinada en la empresa, o simplemente anular a la víctima en su labor dentro de la empresa por simples envidias.

El agresor causante del mobbing tiene un perfil psicológico con carencias en su propia autoestima, que bien se cree inferior a la víctima y por eso la ataca con sus actuaciones agresivas y poco profesionales. La intención del agresor es esconder su propia mediocridad y apagar el brillo profesional de la víctima, para ello usaran todo tipo de artimañas : desde desinformación, o directamente no informar a la víctima, simplemente escondiendo información vital para el desarrollo de su trabajo, creándole un vacío profesional a la víctima, acusándola en reuniones profesionales de actos que al final son difamaciones sobre la víctima por parte del agresor, y un largo etcétera.

El agresor o acosador suelen ser personas con deficiencias psicológicas que las lleva a comportarse de esa manera carente de profesionalidad y madurez, de esta forma se suelen dar casos de acosadores o grupo de acosadores donde la mentira compulsiva es un hecho diario, por ejemplo , son personas que reinterpretan la realidad a su manera, y la cuentan a su manera, para hacer ver que son ellos las victimas y así ganarse la confianza del receptor de la información. Otra característica de los acosadores suele ser la envidia, el acosador tiende a envidiar a aquellas personas que no tienen lo mismo que ellos, ya se competencias profesionales o cualquier otra cosa que posea la víctima y el acosador no: todo ello hace que el agresor aumente sus ganas y necesidad de destruir a la víctima.

Los acosadores son personas que responden a un estilo de vida parasitario, es decir, se han pasado grandes temporadas sin hacer nada, o simplemente disimulando que los demás trabajaban por ellos mientras ellos no hacían nada, son personas que suelen buscar a su enemigo, su víctima, que son normalmente aquellas personas que dejan en evidencia su debilidad más evidente : la profesionalidad. Es por ello que estudian y analizan a la víctima en todas sus vertientes para luego atacarla, a través la manipulación de la información que la rodea, haciéndola sentir mal, incluso llegando a la confrontación más absoluta, a través de la intimidación de la víctima, con el fin de obtener una presión indebida en el otro y así alcanzar el objetivo del acosador: destruir a la víctima.

Permitiendo el mobbing en la empresa, a largo plazo, solo se demuestra permisibilidad en acciones mediocres como es el mobbing ejecutado por los empleados agresores, y es que como Colin Powell decía : “Any time you tolerate mediocrity in others, it increases your mediocrity” , y la permisión de dicha mediocridad acaba haciendo pagar un precio muy caro a la empresa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.